David Bowie deja 90 millones de euros y el deseo de no tener funeral

David Bowie deja 90 millones de euros y el deseo de no tener funeral

con No hay comentarios

El testamento de David Bowie demuestra que el cantante tuvo tiempo para repartir sus bienes y dejar sus propiedades divididas según su deseo.

Su patrimonio asciende a 90 millones de euros más los bienes inmobiliarios que han resultado dos casas, una cerca de Woodstock (estado de Nueva York), donde se iniciaron los festivales de rock en 1969, y el piso de Manhattan (ciudad de Nueva York). Bowie luchó silenciosamente durante año y medio contra el cáncer.

Su muerte sorprendió al público porque se le desconocían problemas de salud.El 50% de su patrimonio y la casa de Nueva York va destinado a su esposa Iman, la modelo africana que compartió su vida en las últimas décadas y con la que tiene una hija, Alexandria, de 15 años de edad, a quien le ha dejado en herencia la casa de Woodstock y el 25% de los bienes no-inmobiliarios.

El otro 25% será para Duncan Jones, el hijo de 44 años que tuvo Bowie con su primera esposa, Angela Barnett.Pero antes de que Iman, Alexandria y Duncan Jones sepan la cantidad qué supone el 50% o el 25% de la herencia, se extraerán de los bienes algunos legados personales que ha dejado el músico como 1,8 millones de euros para Corinne Schwad, la secretaria que le gestionaba el día a día de su carrera desde hacía décadas. Marion Skene, que hizo de niñera de sus hijos y de asistente de él y de Iman, recibirá 0,9 millones de euros.

Una vez se hayan excluido las donaciones, el resto se dividirá en la proporción establecida por el cantante fallecido el pasado 10 de enero de cáncer de hígado, dos días después de haber cumplido los 69 años de edad.En el testamento, David Bowie, nacido en Brixton, al sur de Londres, requiere que no le hagan funeral ni actos públicos por su muerte ni despedida pública alguna.

Y establece que su cuerpo sin vida sea quemado y las cenizas trasladadas a la isla de Bali (Indonesia) donde se haga una ceremonia budista como último adiós a la que atiendan únicamente los familiares y amigos más allegados a él. La ceremonia por el rito budista deberá ser de carácter privado.

Así acaba la vida y la muerte de un icono de la cultura moderna y universal. Queda su música.

El Mundo 30-01-2016

Deja un comentario