El productor Belinchón cambió su testamento días antes de morir

El productor Belinchón cambió su testamento días antes de morir

con No hay comentarios

Francisco Rodríguez Belinchón falleció el pasado 10 de marzo por las complicaciones derivadas de una larga enfermedad. Esto es un dato objetivo. Como lo es el hecho de que el productor testara seis días antes de morir, el 4 de marzo, estando ya ingresado en el hospital. Con un patrimonio «multimillonario», como explicaron a La Otra Crónica sus allegados en un reportaje publicado hace unas semanas, había cierta expectación por conocer las últimas voluntades de Belinchón.

El misterio se ha desvelado, provocando no poca extrañeza entre sus familiares y algunos de sus amigos, al saber que el viudo de Luis Sanz cambió su testamento estando a punto de morir

Para dimensionar la fortuna de Belinchón hay que hablar de Luis Sanz, su marido. Sanz fue uno de los productores de cine más importantes de los años 60 y 70. Como explicó el periodista José Aguilar, biógrafo de Rocío Dúrcal o de Sara Montiel, «descubrió y lanzó a la fama a Rocío Dúrcal, a la que produjo sus 12 primeras películas como Más bonita que ninguna, Marianela o Las Leandras». También llevó al cine La corte del Faraón (1986), y, como guionista, Las cosas del querer (1989), de Jaime Chávarri, que escribió, produjo y dirigió artísticamente. Un año después debutó como director con Yo soy ésa, con Isabel Pantoja como protagonista. A lo largo de su carrera también fue representante de Carmen Sevilla o de Lola Flores.

El nombre de Paco Belinchón siempre aparecía en las películas de Sanz, usualmente como productor ejecutivo. «Juntos debieron de hacer un capital enorme porque además supieron invertir», describió Aguilar, amigo de la pareja desde hace años. ¿Cuánto? «Multimillonario». Un miembro de su familia fue más cauto cuando habló con LOC: «Hace años, cuando aún teníamos algún contacto, nos llegó que sólo en dinero líquido tenía más de 12 millones de euros. A eso hay que sumarle las casas». Sanz y Belinchón invirtieron en vida en algunos terrenos en las Islas Canarias, tenían también fincas en Madrid, en San Sebastián de los Reyes, en Marbella, múltiples plazas de garaje… Al morir Luis en 2012, todo el patrimonio, más lo que había heredado por parte de sus padres, pasó a manos de Belinchón.

Sus herederos

Y ahora, ¿a quién? La actriz Bárbara Rey se ocupó de Belinchón en sus últimos meses de vida, llegó a instalarse en su mansión de Marbella, donde cocinaba para él y le acompañaba a recibir los tratamientos. Aunque en alguna ocasión Belinchón le dio a entender que le dejaría alguna de sus propiedades, este suplemento ha podido saber que no ha sido así. Tampoco otros amigos a los que el productor les dijo en vida que aparecerían en sus últimas voluntades.

Su familia, con la que no mantenía relación desde hacía años, ya sabía que no estaría en su testamento, algo que ha confirmado estos últimos días. Están interesados en conocer el nombre de la persona a la que Paco legó las propiedades heredadas de sus padres y que aún mantenía a medias con sus dos hermanos. Su intención es hacerle una oferta a ese misterioso beneficiario por la parte que le ha tocado de la casa familiar y olvidarse del asunto. Luis Rodríguez Belinchón reconoce que le produjo «extrañeza» saber que su hermano había cambiado sus últimas voluntades unos días antes de morir. Cuando supo del fallecimiento de Paco, (un mes y medio después de ocurrir, informado por este suplemento), pidió en el Ministerio de Justicia el registro de las últimas voluntades de su hermano. Había un testamento registrado en febrero de 2014. «Pensé que era el último porque era muy reciente, pero mi sorpresa fue saber que existía otro del 4 de marzo de 2016 que ni siquiera se había llevado al registro».

Ese nuevo documento se confeccionó estando ya ingresado Belinchón en la clínica Quirón de Marbella. Al parecer, se redactó en presencia de su abogado, la esposa de éste y de un notario de la confianza del letrado. El albacea del nuevo testamento es un socio del mismo bufete. Aunque los detalles específicos del reparto no son públicos, este suplemento ha podido saber que los principales beneficiarios de la sustanciosa herencia son la esposa de su abogado y el que fue la pareja de Belinchón en los últimos años de su vida.

Ella fue siempre «la mejor amiga de Paco, con él se ha portado mejor que si fuera de su familia». El caso de él es más controvertido. Se trata de un deportista relativamente conocido cuya homosexualidad no es conocida ni por su familia ni por su entorno laboral, donde su condición sexual podría perjudicarle. «Paco le pidió a José María varias veces que se casara con él, pero él nunca quiso.

Sólo cuando estaba ya muy malito quiso aceptar la oferta, pero entonces fue Paco quien se negó, algo molesto por el oportunismo», relatan.A pesar de todo, y según las mismas fuentes, le podría haber dejado la casa de Marbella. Un último gesto de amor.

El Mundo 21-05-2016

Deja un comentario