Los errores más comunes a la hora de recibir una herencia

Los errores más comunes a la hora de recibir una herencia

con No hay comentarios
Recibirlas no es nada simple, no solo por los trámites que conllevan; también por el pago de impuestos

Heredar se puede convertir en un quebradero de cabeza. En 2015, el número de herencias rechazadas ascendió a 37.390. Asturias y Andalucía, dos de las regiones dónde se paga un mayor impuesto de sucesiones, lideraron el ranking de negativas. Lo cierto es recibirlas no es nada simple, no solo por los trámites que conllevan; también por el pago de impuestos y, que en muchas ocasiones, lo que se hereda no es dinero sino las deudas.

Para no cometer errores, Asunción Santos, abogada de legálitas, enumera los errores que cometen, en muchas ocasiones graves, como «aceptar la herencia pura simplemente sin comprobar si existen deudas ya que, si es el caso y las deudas son más que los bienes, podría verse afectado el propio patrimonio del heredero que tendría que afrontar las mismas». Para evitarlo, la letrada aconseja hacerlo a beneficio de inventario, ya que en este caso solo respondería de las deudas el patrimonio del fallecido, sin que se viera comprometido el del heredero. O bien sencillamente renunciar a la herencia si se conoce que el causante tenía una situación económica complicada. Ambas cosas se pueden hacer ante notario.

Incluso cuando una herencia se planifica a través de un testamento también se pueden cometer errores. Por ejemplo, según Santos, uno de ellos sería el no tener «tener en cuenta las donaciones anteriores hechas por el testador y el carácter con el que se hicieron». En situaciones normales se suele querer dejar a los hijos igualados en la herencia por lo que si se hizo alguna donación a uno solo de ellos es importante confirmar si se hizo como colacionable o no. Si se hizo como colacionable se restará como ya recibida de la parte de la herencia que corresponda al donatario. En cambio, sí se hizo como no colacionable lo que corresponda al donatario solo se reducirá si la donación es inoficiosa por perjudicar la legítima del resto de los herederos forzosos. «Para evitar problemas futuros puede ser conveniente reflejar en el testamento el carácter que se quiera otorgar a las donaciones», concluye Santos.

 

ABC 21-02-2017

Deja un comentario