¿Pueden dos personas otorgar testamento conjuntamente?

En aquellos territorios en los que rige el Código Civil no es posible que dos personas otorguen testamento conjunto en el mismo documento, sino que cada uno de ellos, aunque sean cónyuges, deberán firmar su propio testamento. Hay excepciones en algunas Comunidades Autónomas con legislación civil propia.

No se puede otorgar testamento por mediación de un apoderado, sino que el testador debe estar presente en el mismo acto de otorgamiento de su testamento.

 

¿De qué manera puede el testador favorecer a su cónyuge respetando al tiempo los límites a la libertad de testar?

Es frecuente en la práctica que la voluntad del testador sea favorecer al máximo a su cónyuge en el testamento por encima de los intereses de los hijos, queriendo atribuir para ello a dicho cónyuge la totalidad o la mayor parte de la herencia, de forma que los hijos heredarían solamente una vez fallecidos el padre y la madre. Sin embargo, esta forma de disponer de los bienes en el testamento no es legalmente posible por la existencia de la legítima de los descendientes, que es intangible por ley y cuya cuantía no se puede reducir en detrimento de los descendientes para aumentar correlativamente la parte que se atribuya al cónyuge.

El procedimiento habitual para intentar lograr ese objetivo en la medida de lo legalmente posible es el establecimiento de una cláusula testamentaria conocida como cautela socini, que consiste en permitir a cada uno de los hijos la posibilidad de optar entre una de estas dos posibilidades: a) Recibir una porción de la herencia mayor de lo que por legítima les corresponde, pero con la condición de respetar que el cónyuge viudo disfrute mientras viva del usufructo (no de la propiedad) de la totalidad de la herencia; b) Exigir su parte de la herencia al fallecer el testador, pero quedando reducida en ese caso esa parte al mínimo que por ley le corresponde (legítima estricta).

 

¿Qué otras disposiciones se pueden incluir en el testamento?

A parte de las cláusulas que el testador dispone de sus bienes mediante el nombramiento de herederos o legatarios, el testador puede incluir diferentes disposiciones o nombramientos como los que se expresan a continuación.

Reconocimiento de hijos: El testador tiene la posibilidad de incluir en su testamento el reconocimiento de un hijo que haya tenido fuera de su matrimonio.

Nombramiento de albaceas:  Albacea, también llamado testamentario, es la persona designada por el testador para que vele por el cumplimiento de su voluntad expresada en el testamento. Tiene las facultades que el testador le haya atribuido en su testamento y, si no estuvieran descritas, tendrá las que señala el Código Civil: disponer y pagar los sufragios y el funeral del testador; entregar los legados de dinero en metálico; vigilar el cumplimiento del resto de las disposiciones testamentarias y defender la validez del testamento; y tomar las medidas necesarias para la conservación de los bienes de la herencia.

Nombramiento de Contador Partidor: Es la persona nombrada por el testador para que cumpla con el reparto de los bienes hereditarios entre los herederos designados.

Nombramiento de Tutor: Para el caso que sus hijos fueran menores o estuviesen incapacitados en el momento del fallecimiento del testador, será la persona que velará por el tutelado y la que administrará sus bienes.

Nombramiento de Administrador: Es quien administra los bienes que recibirán sus hijos por herencia también en el caso de que fueran menores o estuviesen incapacitados. Se diferencia con el tutor en que éste, además de cuidar de los aspectos personales del tutelado, se encarga de la administración de todos los bienes del tutelado, mientras que el Administrador nombrado en el testamento gestiona y administra únicamente los bienes que los hijos reciban por herencia del testador.

 

¿Se puede cambiar el testamento?

El testamento es un acto básicamente revocable, lo que implica que el testador puede cambiar su testamento cuantas veces quiera mediante el otorgamiento de un nuevo testamento que deja sin efecto el anterior.

Como regla general el testamento posterior revoca y deja sin efecto el testamento anteriormente otorgado por la misma persona. No obstante, existe la posibilidad que el anterior testamento siga vigente en parte o en su totalidad a pesar de otorgar un nuevo testamento, pero para esto es necesario que el testador lo declare así.